Nos esforzamos por mejorar el Centro y su capacidad de servir a todos los miembros de la comunidad cada día.

A principios de 2020, el Centro Comunitario LGBTQ+ del Valle de Hudson (el Centro) recibió un llamamiento muy público de los miembros de la comunidad, que incluía una lista de demandas de acción, en reacción a los daños experimentados en el pasado por algunos miembros de la comunidad, incluidos los problemas de accesibilidad, los errores de género, el patriarcado y el comportamiento imperialista, el racismo y una cultura centrada en los blancos, la competencia y la acumulación de recursos.

Durante los dos años siguientes, la junta directiva y el personal del Centro han trabajado arduamente para atender estas demandas y para actuar también de manera más amplia, a fin de garantizar que no vuelvan a producirse daños similares. Con la ayuda de Flannel & Blade, una empresa de desarrollo organizativo intergeneracional, queer y liderada por BIPOC, nos examinamos a fondo a nosotros mismos y a nuestra situación: reflexionamos profundamente sobre cómo había llegado el Centro a este momento, nuestros puntos fuertes y nuestros defectos, la composición de nuestro equipo y la consideración de alternativas y vías para el mejor camino a seguir.

Este documento ofrece una instantánea de las medidas que hemos tomado y de las que aún están en proceso. La junta directiva y el personal del Centro están dispuestos a discutir más detalles en cualquier momento.

Hemos reconocido y seguiremos reconociendo los daños del pasado.

Nos responsabilizamos de los errores cometidos en el pasado y los lamentamos sinceramente. Hemos reconocido públicamente los daños del pasado en múltiples ocasiones, y volveremos a hacerlo siempre que sea necesario para que todos avancemos: queremos unirnos a todos para sanar nuestra comunidad.

Hemos participado en múltiples foros públicos y hemos aprendido de las quejas de quienes han sufrido daños.

Hemos escuchado profundamente y hemos aprendido mucho: la narración de historias fue poderosa y abrió los ojos a los miembros de la junta directiva y del personal, la mayoría de los cuales son bastante nuevos. Si en el futuro cometemos un error, nos comprometemos a solucionar cualquier daño de forma oportuna y transparente.

Acogemos la participación en un verdadero proceso de justicia restaurativa y transformadora.

Nos hemos puesto a disposición para participar en un proceso restaurativo y seguiremos haciéndolo: reconocemos que el proceso es complejo y que restablecer la confianza y reconstruir las relaciones lleva tiempo.

Nos hemos comprometido y participamos activamente en la formación sobre DEI, antiprejuicios, antirracismo y antiopresión para todos los miembros de la junta directiva, el personal y los facilitadores de grupos.

Con la ayuda de expertos externos, hemos iniciado la educación y la formación para toda la junta directiva y el personal, y también trataremos de instituir un programa para los facilitadores de grupos en el lugar. Durante el último año y más, hemos participado en múltiples formaciones y programas de DEIA cada mes; reconocemos que este aprendizaje debe ser continuo, y así será.

Pronto publicaremos una amplia declaración de política de DEI&A que informará de cómo nos comportamos siempre y de todo lo que hacemos.

La educación y la formación son muy valiosas, pero son sólo una pieza de los cimientos que sabemos que debemos construir para garantizar que el Centro sea una organización más fuerte y mejor. Estamos trabajando en nuestra política, y en un plan de acción de DEI&A que la acompaña, con el Dr. Edward Lawson, profesor adjunto de SUNY New Paltz y Director Adjunto de Relaciones Interculturales, que apoya la programación y la difusión de la diversidad, la equidad y la inclusión en la escuela. Esperamos poder compartir nuestra nueva política con todos, este verano.

Estamos abordando una cultura de competitividad del pasado y estamos comprometidos con la asociación y la colaboración con las organizaciones LGBTQ+ y los proveedores de servicios de todo Hudson Valley.

Hemos escuchado y comprendido la cuestión de la competitividad y estamos trabajando con todos para asegurarnos de no cometer más errores. Buscamos continuamente oportunidades de colaboración: nuestro papel en la Marcha y Festival de la Coalición del Orgullo en Hudson Valley de 2022, como socio en igualdad de condiciones con muchos otros, no es más que un ejemplo tangible de cómo esperamos contribuir a la gran labor en favor de nuestra comunidad que se realiza en toda la región.

Hemos escuchado a nuestra comunidad y estamos actuando.

Además de las acciones descritas anteriormente, una evaluación de las necesidades de la comunidad llevada a cabo con el Marist College nos dio una importante orientación para otros cambios que necesitábamos hacer. El cambio es continuo e incluye:

  • Nuevos programas y grupos para satisfacer mejor las necesidades actuales de nuestra comunidad
  • El cambio a facilitadores de grupos pagados en lugar de voluntarios, asegurando el reconocimiento del valor que las personas con talento aportan a nuestros programas
  • Revisión del horario del Centro para mejorar el acceso a nuestro espacio y recursos
  • Un compromiso renovado con la diversidad en la junta directiva y el personal del Centro: nuestro equipo, y sus perspectivas y experiencia, deben reflejar la totalidad de la comunidad a la que servimos.

Estamos creando un plan estratégico para el futuro del Centro.

Estamos en la fase final de la elaboración de un plan trienal de áreas e iniciativas prioritarias para el Centro. Los componentes clave del plan son una visión, una declaración de misión y unos valores fundamentales renovados; políticas y enfoques operativos y de gestión mejorados; y una hoja de ruta para servir mejor a todos nuestros públicos y a las cambiantes necesidades prioritarias de la comunidad.

 Esta es nuestra esperanza para ahora y para siempre.

Queremos asegurarnos de que el Centro permita a cada miembro de nuestra diversa comunidad local tener una experiencia acogedora y segura durante cada interacción con los miembros del equipo del Centro y con nuestros programas y recursos. Nos comprometemos a mantener una comunicación periódica: estamos deseosos de ver lo que significa para todos nosotros avanzar, juntos.